Ley de servicios de comunicación audiovisual

Un resumen de la ley 26.522, la “ley de medios“, por Nicolás Lichtmaier.

La ley 26.522, conocida como la “ley de medios” y sancionada en la mañana del 10 de octubre de 2009 reemplaza a la vieja ley de radiodifusión de la dictadura. Esa otra ley era tan vieja que nuevas tecnologías ahí eran las radios de FM. Esa ley decía que al COMFER lo manejaba una comisión de militares y empresarios (por eso siempre escuchábamos hablar del “interventor del COMFER”: en democracia estaba eternamente intervenido para que no se cumpla esa parte horrible de la ley). Se la había modificado pero… en muchos casos para peor! La original tenía alguna restricción contra monopolios, pero en los 90 se sacaron.

Creo que a la nueva ley hay que analizarla más allá de nuestra opinión sobre el actual gobierno. Las especulaciones sobre los intereses en sancionar esta ley deben dejarse afuera: lo único que quedará de todo esto es el texto de la ley, si es buena o si es mala. Y de hecho quizá es al revés: La existencia de un conflicto entre “sectores dominantes” hace que un gobierno (quizá arrinconado) intente aprobar una ley casi utópica, que no podría ver la luz en otro momento en el que los sectores que se pasean por las cúpulas del poder están más amiguitos.

Espero que esta paginita ayude a ver un poco más allá de cartelitos tontos como “ley de medios K” o “ley de control de medios” y poder ver en serio las reales consecuencias de la ley. No puedo decir que sea neutral, porque la neutralidad es asintótica, es una idea inalcanzable. Lo único que existe realmente es la honestidad intelectual, y en esos límites trata de quedarse esta página que estás leyendo.

Escribí un poco más acerca del sentido común, y del contexto de la ley.

Resumen de los puntos de la nueva ley

Mitos sobre la ley

MitoVerdad
El gobierno evaluará las licencias de los canales cada dos años. La ley, igual que en otros países, establece la renovación de las licencias cada 10 años, y no por el gobierno, sino por la “autoridad de aplicación” formada por gobierno y oposición, y controlada por un consejo de representantes del gobierno, del congreso, de universidades y otras organizaciones. Y 10 años es mucho tiempo para pensar que esto está siendo pensado para afectar la política del corto plazo. Lo que sí se evalúa cada dos años es el panorama técnico, para ver si cambios en la tecnología obligan a actualizar los topes de cantidad de licencias.
Se reemplaza un monopolio por otro. No hay nada en la ley que de pie a semejante teoría. La ley establece máximos de licencias de medios para una misma empresa en determinada área, y establece que las empresas deben elegir entre distintas áreas del negocio de modo de no crear conflictos de intereses. Ahora la ley ya no permite que la telefónicas entren al negocio del cable, así que tampoco por ese lado se puede pensar en que se habilite un monopolio.
No permitir que una misma empresa tenga un canal de aire y un cable a la vez es una disposición arbitraria, sin sentido, para perjudicar a Clarín. No, es bastante inteligente. La ley prevé que el negocio del “triple play” que se viene es inmenso, sería malo que esas empresas puedan también tener medios de comunicación. Por eso la ley crea dos mundos distintos. Uno de empresas sólo “técnicas”, simples proveedoras de conectividad (internet-tv-teléfono, el famoso “triple play”). Ese negocio es tan grande que es bueno que los que participan en él no puedan tener acceso a canales. Esto es muy avanzado, y ataca un problema que empieza a aparecer en otros países que no tienen esta cláusula: el tema de la “net neutrality” (neutralidad de la red). Esto quiere decir que los proveedores de conectividad sean neutros respecto de las señales que transmiten. Por ejemplo que no jueguen con qué canales ponen en la grilla, o no hagan crecer un monopolio del cable por haber conseguido un acceso monopólico a algún contenido (como pasó con el fútbol, que fue usado por un gran grupo nacional para forzar el mercado y comprar decenas de empresas de cable).
El que ONGs y sindicatos tengan canales es para que esas instituciones pongan canales afines al gobierno. La ley no tiene restricciones acerca de qué instituciones pueden acceder a una licencia. Algunas instituciones que podrían tener canales de televisión serían Poder Ciudadano, la Iglesia, el sindicato de Barrionuevo.
La ley le da excesivo poder al gobierno de turno. Antes de la ley, el Comfer era manejado por una sola persona, designada en un 100% por el poder ejecutivo. Eso es reemplazado por una “autoridad de aplicación” formada por miembros del poder ejecutivo, diputados, y controlada por una comisión de representantes de las provincias, de universidades, y hasta un miembro representante de los pueblos originarios. Para comparar, en EE.UU. se compone de cinco miembros todos propuestos por el poder ejecutivo (y validados por el congreso).
La ley es un invento a las apuradas de este gobierno. Esta ley es el resultado de un largo proceso que se inicia en la propuesta espontánea de ONGs y asociaciones que se juntaron en la Coalición para una radiodifusión democrática. Este colectivo generó 21 puntos que, para ellos, debería contemplar una nueva ley de radiodifusión. El gobierno luego publicó un proyecto inicial y a lo largo de meses recibió sugerencias y comentarios, para luego crear un segundo proyecto de ley que es el que se envió el 28 de agosto de 2009 al Congreso. Además, esta ley fue una promesa de campaña de Cristina Kirchner.
Esta es una ley sólo para pelearle a Clarín. No hay ninguna referencia a Clarín. Esta es una ley antimonopolio, y si Clarín es el más afectado lo es por su posición casi monopólica (que hasta la oposición reconoce). Es cierto que la ley es parte de una situación de conflicto particular, pero en cuestión de leyes las situaciones pasan y los textos quedan. El texto de la ley es lo único que importa a la hora de juzgarla. Por otro lado, me parecería imposible imaginar una ley antimonopolio que no le pegue a Clarín, si una ley que se pretende antimonopólica es benigna con ese grupo… desconfiemos!
El gobierno fuerza a vender a las empresas a precio vil y designará a los nuevos compradores, todos amigos. El gobierno no elige a quién le venderán las empresas que se separen de los grupos concentrados. Es cosa de ellos. Y tampoco puede controlar discrecionalmente las adjudicaciones: Toda adjudicación es por concurso público, y los jueces de ese concurso son elegidos por el consejo federal. Nosotros en Argentina no estamos muy acostumbrados a las leyes antimonopolio, principalmente porque los poderes políticos y económicos siempre anduvieron intercambiándose favores. Sin embargo en paises como Estados Unidos y los de Europa es muy común que una empresa sea forzada a vender, a desinvertir, a corregir lo que es una “distorsión” del mercado.
Atenta contra la libertad de expresión, basta con ver cómo es Canal 7. Más allá que personalmente creo que Canal 7 es mucho mejor que lo que era en otros gobiernos, es cierto que mantiene una constante defensa del gobierno. Pero debe decirse algo muy importante: El Canal 7 que vemos hoy es el Canal 7 de la vieja ley. El canal que permitió la actual organización de las cosas, conformándose su estructura de mando directamente entroncada en el poder ejecutivo. Eso, justamente, cambia con la ley. El gobierno se desprende de canal 7, que pasa a ser manejado por una empresa del estado, pero con mucha más independencia del gobierno. Lamentablemente la opsición se demoró tres años en participar de esta dirección compartida.
TN va a desaparecer, o se convierte en un canal sólo de Buenos Aires.

Eso no es cierto. Ningún canal desaparece con la ley, lo que vamos a ver es que cambian los dueños. A ninguna empresa le conviene desmantelar un canal existente, si la nueva ley le dice a esa empresa que no puede ser la dueña, a esa empresa le conviene venderlo, no ponerle una bomba. Los periodistas de Clarín, al unísono, contestan que TN sería inviable sin la “sinergia” que obtiene de funcionar en forma coordinada con Canal 13. No entiendo bien eso: ¿Están diciendo que TN hoy funciona a pérdida y lo mantienen como unidad de lobby? No debería ser inviable un canal de la llegada y de la importancia de TN, si lo es algo muy raro/sospechoso está pasando.

Para asegurar que no desaparezcan canales, ni se piedan puestos de trabajo, en la reglamentación de la ley se prohibe expresamente el desmantelamiento sin que antes se intente conseguir un comprador que mantenga la estructura y los emplreados.

Con respecto a lo de que se lo fuerce a TN a ser un canal local. No hay nada en la ley que haga pensar eso. En concreto: El grupo tendría dos opciones:

  • Mantener Canal 13, TN y sus otras señales y convertirse en una empresa de medios, vendiendo sus negocios de cable (y seguir aprovechando la “sinergia” de compartir instalaciones entre Canal 13 y TN.
  • Continuar explotando el cable y mantener TN como su señal de producción propia (desprendiéndose de Canal 13). En este caso, podrá vender TN a los cables del interior (tal como pasa hoy).
Nos van a obligar a escuchar música nacional. No se contemplan las radios de música clásica o de jazz. La ley establece un mínimo de producción nacional del 30%. Lo mismo hacen los europeos, y los estadounidenses. Argentina tiene un gran potencial como productor de cultura y esta ley puede contribuir a un auge de creación de música y contenidos nacionales. Para el caso de las radios de música clásica, o de jazz, la ley establece que radios temáticas pueden pedir estar exceptuadas de esta cuota. También lo pueden pedir radios de colectividades extranjeras.Art. 65.1.a.ii

¿Vos de qué lado estás?

A favor

En contra

  • Elisa Carrió
  • Ernestina Herrera de Noble
  • Francisco de Narváez
  • Mauricio Macri
  • Mariano Grondona
  • Luis Majul
  • José Luis Manzano
  • Jorge Rial
  • Susana Giménez
  • Mirta Legrand
  • Hilda “Chiche” Duhalde
  • Julio Cobos
  • Adolfo Rodríguez Saá
  • Carlos Menem
  • Roy Cortina (votó a favor, pero ahora apoya el bloqueo de la ley)

Material de lectura

Entrevista a Mariotto (el del Comfer) en Página/12
Una entrevista corta en la que le plantean a Mariotto algunos de los puntos que repite la oposición.
Análisis de las consecuencias de la ley en Diario Perfil
Un análisis definitivamente no-K de las consecuencias de la ley. Tiene un solo error: Afirma la mentira de que "cada dos años el gobierno controla las licencias" (cada dos años se evalúa el contexto técnico, el tamaño del espectro, para ajustar los topes). Hay que tener en cuenta además que era de cuando podían participar las telefónicas.
Portal del gobierno sobre la ley
Apoyos de actores y periodistas a la ley, resumen y algunos “spots” publicitarios.
“Tristeza”, por el director del diario Perfil
Jorge Fontevecchia analiza, desde dentro del “gremio”, lo que les está pasando a los periodistas con este tema.
Dos argumentos técnicos en contra de la ley de medios: derecho adquirido y artículo 32
Una refutación prolija y aparentemente conocedora de una de las más recientes formas de rechazo a la ley: Decir que es inconstitucional porque "viola derechos adquiridos" o porque según el artículo 32 de la constitución la radiodifusión no se podría manejar a nivel federal.

También en mi blog escribí dos artículos sobre el tema, uno más en general sobre el sentido común y el contexto de la ley, y otro más volado titulado “El sueño de los medios”.

Medios en democracia. Democracia en los medios.


HTML 4.01 válido! ¡CSS Válido! Creative
Commons License

Cubierto por la licencia Creative Commons Atribución-Compartir Obras Derivadas Igual 2.5 Argentina.

Google